UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

domingo, 2 de abril de 2017

¿ES UN ACIERTO NEGAR LA TECNOLOGÍA EN LA ESCUELA?

Comienza un nuevo trimestre y en nuestra clase de sexto de primaria comenzamos un nuevo proyecto-centro de interés. No nos olvidamos de los anteriores, sobre Julio Verne y sobre la NBA. Debemos terminar con la liga Fantasy para comprobar cuantos alumnos/as han conseguido ganarme con sus estimaciones y los resultados de los equipos. Lo cierto es que ha habido más de una sorpresa, y hemos comprobado, como niños que no conocían la liga ni remotamente, han sido capaces de analizar las estadísticas de los jugadores, de realizar una anticipación de resultados y confeccionar equipos, ya no competitivos, sino ganadores. Reitero que a través del estudio de tablas estadísticas, creo que la competencia matemática ha salido muy reforzada.
Pero bueno, como digo, nos enfrascamos en el desarrollo de otra aventura. Vamos a crear una emisora de radio online, y si nos da tiempo, otra de televisión desde un canal de youtube.
De momento estamos confeccionando logos, lemas y cabeceras de los primeros programas que van a ser de divulgación de noticias de actualidad. Existen multitud de herramientas gratuitas en la red que nos permiten y nos permitirán llevar a cabo las ideas, que van a ir surgiendo, para rellenar la programación de la emisora. He comentado alguna vez que no utilizamos libros de texto, con este proyecto adaptar los contenidos del currículo al centro de interés va a resultar la mar de sencillo, puesto que desde la radio, puedes tratar cualquiera de los temas que deben trabajarse, además de los formatos de comunicación. La competencia matemática vendrá imbricada en los aspectos técnicos, que en una emisora de radio no son pocos. 
Pero lo que más me gusta del proyecto es que nos hemos puesto en contacto con una docente en Colombia, que va a ejercer funciones de mediadora con centros de allí, y gracias a la tecnología vamos a poder colaborar con niños/as americanos, vamos a conocer realidades distintas y vamos a trabajar la competencia social y ciudadana de una manera muy motivadora. Creo que la experiencia nos va a hacer mucho más competentes, y va a resultar muy enriquecedora.

Todo esto era impensable hace tan solo diez años, el nivel tecnológico, es el que nos va a permitir desarrollar la actividad y poder difundirla, y sin contar con grandes medios en nuestro centro además. No se requieren grandes inversiones para poder realizar actividades, que hace muy poco hubiesen sonado a ciencia ficción, y a pesar de todo esto, muchos compañeros/as ven los elementos tecnológicos como un verdadero demonio que ha invadido las aulas.
Puedo entender que la falta de dominio de la herramientas pueda provocar inseguridad didáctica, no critico a quien no sepa o pueda utilizarlas, pero me parece fatal la actitud de algunos/as docentes que para tapar sus carencias demonizan el uso de las herramientas tecnológicas en la escuela, y pretendan su prohibición o su desuso escolar. Ellos/as no lo saben, pero no van a poder detener su avance. A lo largo de la historia los avances tecnológicos nunca han retrocedido, siempre han avanzado. Utilicemos la tecnología adecuadamente en la escuela,  y así,  los niños/as podrán  aprender a convivir con sus ventajas, y puede que sean conscientes de los malos usos. Si los convertimos en un oscuro objeto de deseo, los malos hábitos prevalecerán. Ahora es normal hacer fotografías con un teléfono, hace quince años era una utopía, es cierto que se puede hacer mal uso de esa aplicación ¿pero por ese posible mal uso, se deben negar todas las posibilidades didácticas de la herramienta?


IMAGEN ALBA LAMUELA